<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5134922608281500520\x26blogName\x3dComunidad+del+Roleo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/\x26vt\x3d9042219478616552425', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Steam Twitter Tuenti Facebook Rss 
            Inicio Estatutos Foro Inscripción  
 
     
 
miércoles, 29 de septiembre de 2010
La Comunidad de los Elfos: Capítulo 6
Capítulo 6: La Casa de Gil-Galad (y II)

Donde Gil-Galad empieza a cansarse porque Círdan no aparece, Elrond contemporiza y aparece un nuevo clon, con lo que la Comunidad queda completa.

* * *


El Rey Gil-Galad estaba intranquilo. “Pero donde está el Carpintero? No ha dicho ni una palabra y, francamente, me empiezo a preguntar si es que no piensa unirse a mi Comunidad.”

“No vendrá” dijo Gildor. “Traigo noticias de las Compañías Errantes y cuentan que Círdan dice que durante la guerra del anillo, de cualquier guerra del anillo, su puesto está en los Puertos Grises. Pero que nos esperará allí para llevarnos de vuelta a casa, ganemos o perdamos la guerra.”

“Oh, genial. Ahora le falta un miembro a mi Comunidad” gruñó Gil-Galad.

“¿Todavía buscas a uno, Rey Gil-Galad?” preguntó Elrond.

“Si, Elrond. No podemos marchar hasta que no seamos nueve.”

“Vuelve pues tu rostro hacia el verde mundo y mira más allá con los ojos de tu alma, cuando todo parece árido y frío” dijo Elrond. Gil-Galad, efectivamente, se giró, y encontró la mas perfecta copia de Elrond nunca vista. Era como el Señor de Rivendel en rostro y forma, alto y de pelo negro como el ala de un cuervo, pero de su rostro asomaba una gran luz y portaba en el cuello un poderoso collar.

”Yé, utúvienyes! ¡Lo he encontrado!” exclamó Gil-Galad. “Mira, he aquí una muestra del mas perfecto de los Elronds, pero ¿cómo ha llegado hasta aquí?”.

”¿Y eso?” dijo el perfecto Elrond, levantando una ceja. “Soy Dior Eluchíl y estoy buscando a mis hijos.”

“Y aquí los encontrarás” contestó Elured, que corrió a abrazar a su padre. Elurin hizo lo mismo y pronto los tres se fundían en un abrazo.

“Soñé que volvería a veros” les dijo Dior, que resplandecía de felicidad cada vez que miraba a sus hijos, ya convertidos en medio-elfos adultos.

”Y aquí en la Casa de Elrond tus sueños se te revelarán y su significado dejará de ser un misterio para ti” añadió Gil-Galad. “He aquí a Ringil, la espada que fue quebrada bajo el cuerpo del Rey Fingolfin, cuando cayó en singular combate contra Morgoth, cuando infligió siete heridas y cortó su pié.”

“Mis sueños solo incluían ver a mis hijos otra vez, no decían nada de ti” dijo Dior. - “¿Quién eres? ¿Y que tienes que ver en todo esto?”

Gil-Galad desenvainó Andúril, que resplandeció a la luz del sol. “Soy Ereinion, vástago de reyes, hijo de Fingon, hijo de Fingolfin, hijo de Finwë, y me llaman Gil-Galad, Estrella Radiante, Rey Supremo de los Noldor. ¡Aquí esta la espada que fue quebrada y ha sido forjada de nuevo! ¿Me ayudaras o te opondrás a mí? ¡Escoge rápido!.”

Dior miró con curiosidad mal contenida el despliegue de Gil-Galad. “Y yo soy Dior el Hermoso, hijo de Beren Erchamion y Luthien la Bella, quien hace mucho tomó un silmaril de la corona del Señor Oscuro de Angband, y me llaman Aranel, Rey-Elfo, y tambien Eluchíl, heredero de Thingol, Rey de Doriath, Rey de Beleriand y Rey de los Sindar. ¿Decías?”.

Elrond tosió con delicadeza. “Me parece, Dior, que a Gil-Galad le gustaría que te unieses a nuestra Comunidad, ¿sabes?”

Elros tosió como su hermano en este delicado momento. “Y... Gil-Galad, mi Rey, ¿sabe Fingon que habeis tomado su espada? Creo que la volvió a forjar para su propia Comunidad del Anillo.”

“¿No podríamos simplemente usar tu lanza Aeglos?” preguntó Elrohir.

”Señor Elrond, ¿puedo hablar?” preguntó Eluréd. “¿Qué es ese Anillo del que hemos oido hablar tanto? ¿Por qué es más importante que los otros Anillos de Poder?”.

“Ciertamente.. Nosotros solamente estamos familiarizados con silmarils” añadió Elurín.

Elrond levantó una mano y les mostró a Vilya, el Anillo del Aire. “Habían nueve anillos, hechos para los Hombres, siete para los Enanos, y tres para los Elfos. Celebrimbor forjó los tres anillos élficos y los ocultó de la mirada de Sauron cuando descubrió que éste le había engañado y forjado en secreto el Anillo Único para gobernarlos a todos”.

A sus espaldas, Gildor dio un pequeño grito de angustia al oir mencionar a Celebrimbor. Pero no pudo decir nada, pues entonces Dior habló de nuevo.

”¡Celebrimbor! ¿Hijo de Curufin, hijo de Fëanor? ¡Fue él y sus hermanos Celegorm y Caranthir los que atacaron Doriath para robar el Nauglamir, que entonces llevaba el silmaril!”. Dior llevó una mano hacia su cuello y acarició el exquisito collar, señalando el vacío donde una vez se hallase incrustado una de las Joyas de Fëanor. “No me sorprende que su hijo fuera engañado por el Señor Oscuro. Dejad que los Hijos de Fëanor se las vean con el Anillo Único, y espero que sean capturados y atormentados por siempre jamas en las mazmorras del Señor Oscuro”.

”Esta empresa vá más allá de ellos” dijo Elladan. “Todos los pueblos libres de la Tierra Media están en peligro y si no destruimos el Anillo Único, toda la tierra se cubrirá de oscuridad. Seguramente no desearás ver Arda en semejante estado, ¿no?”.

“Y Gil-Galad es un buen rey, el último del último reino libre y hermoso entre las montañas y el océano” dijo Elrohir. “Nuestro padre fue su heraldo en la última batalla contra Sauron.”

”Muy bien, confío en vuestras opiniones y me uniré a vuestra Comunidad entonces, por el bien de los vástagos de reyes” dijo Dior, mirando a sus hijos complacientemente.

”¿Estás seguro que puedes manejarlos a todos?” le susurró Gildor a Gil-Galad, “Me parece que nuestra situación no ha mejorado demasiado...”


”Al menos, somos un grupo heterogéneo...” contestó Elrohir, que lo había oído todo. “Dicen que Legolas se está quejando a este respecto. Pero en nuestra Comunidad tenemos Elfos, Hombres, casi-Maiar...”

”¿Heterogéneo?” repitió Gildor. “Tenemos dos estrellas, Gil-Galad y yo, y ahora siete Elronds: Eluchil, Elured, Elurin, Elros, Elrond, Elladan, and Elrohir. ¡Difícilmente se puede calificar a nuestra Comunidad de heterogénea!”.

”¡Tomaré lo que tengo! ¡Ahora, al menos, somos una Comunidad del Anillo al completo, por fin!” contestó Gil-Galad. “Ahora, vayamos en busca del Anillo Único. Haremos tal caza que será el asombro de las Tres Razas: Elfos, Hombres y Maiar. ¡Adelante los Tres Cazadores!”.

Los siete Elronds se miraron los unos a los otros. “Hm, mi Rey” dijo Elrond. “Apreciaríamos que nos contaseis a cada uno de nosotros por separado”.

“¿Adelante los Nueve Cazadores?” preguntó Gildor.

”Nueve Caminantes” corrigió Elrond. “Y de nuevo, Gil-Galad, te pregunto: ¿Sabe tu padre que has tomado su espada?”.


* * *


Próximo Capítulo:

Capítulo 7 y final: La Casa de Finwë.

Donde se constata que Fëanor sigue siendo el hábil, Fingolfin el listo y Finarfin, bueno, dejémoslo en ‘precavido’ (¿Ah? ¿Cómo? ¿Que era el Noble? Lo que sabía fijo es que no era el Intrépido).

Etiquetas:



Escrito por: Antonio Salmerón a las 23:14 | 1 Comentarios
 
     
 
Todos los logos y marcas son propiedad de sus respectivos dueños | Los comentarios de quienes los escriban, el resto de la Comunidad del Roleo